Causas


Se desconocen las causas reales, podrían ser genéticas, sociales,  psicológicas… Es posible que nos hayan herido a través del abandono, de los abusos, del rechazo…y como no sabíamos qué hacer para sobrevivir ante el dolor que nos causó y nos sigue causando, nos refugiamos en la comida y hoy la hacemos culpable de nuestro malestar. Pero si no curamos las heridas, si las ignoramos, algún consuelo hemos de buscar y en esa trampa estamos.



El trastorno por atracón es una manera de maltrato, una forma de anestesiarnos ante una situación de dolor o miedo.

¿Por qué nos maltratamos?. Porque nos sentimos maltratadas, no nos sentimos merecedoras de lo mejor. Y lo somos, ¡nos merecemos lo mejor! Pero no lo sabemos, nadie nos lo dijo. Aprendimos a maltratarnos y ahora somos unas expertas de ello.No hace falta que nadie nos maltrate ya nos maltratados nosotras solas.

Como crees que se sentiría cualquier persona a la que le dijeses todo lo que te dices a tí misma  mentalmente?. Todas esa frases condenatorias y desvalorizantes que no contribuyen más que a seguir en el laberinto de dolor y la desesperación.

Tu relación con la comida es un reflejo de cómo te relacionas  contigo misma y eso es lo que tiene que cambiar, el cuidado, el amor y la dedicación que a veces dirigimos fuera lo tenemos que volver hacia nosotras mismas. Y  aunque dicho así suene fácil y lógico, no es así, porque nadie te enseñó a hacerlo!. Nos cuesta creernos que somos merecedoras de lo mejor.