Preguntas clave


  • ¿Subo y bajo de peso continuamente?
  • ¿Pienso que no tengo fuerza de voluntad?
  • ¿Como sin hambre y después me siento culpable?
  • ¿Cada vez que me enfrento con la báscula es pánico lo que me invade?
  • ¿Es una idea recurrente lo de, cuando adelgace seré feliz, cuando adelgace viajaré, cuando adelgace me querrán…..?
  • ¿No puedo parar de comer ante cualquier sensación emocional o física como son la alegría-tristeza, calor-frio, éxito-fracaso, amor-desamor, vergüenza o culpa…?
  • ¿A veces pienso que es una adicción a la comida lo que me pasa?
  • Cuantas dietas he hecho para pasado un tiempo volver a encontrarme en el mismo peso y con una enorme carga de culpa  y reproches hacia mi, siendo cada vez más  difícil creer que hay esperanza, que de ese situación se sale.
  • ¿Como solo o a  escondidas?
  • ¿Como grandes cantidades y nunca me lleno ?
  • ¿Desde cuándo como compasivamente?

AHORA PUEDES PREGUNTARTE ¿SOY COMEDORA COMPULSIVA?

Diriamos que hay unos rasgos comunes en las personas que sufren este problema como son la necesidad de control, tanto de lo propio como de lo ajeno, la inconstancia, dialogo interno destructivo, la mala gestión de las emociones, dificultad a la hora de poner límites y mientras no aprendamos a soltar o aceptar todo comportamiento que nos haga daño no habrá dieta, ni gimnasio, ni cirugía, ni… que resuelva el nudo en el que estamos metidas.


¿Para qué me sirve la comida?, pues la comida tiene una función importante en tu vida, vamos a intentar descubrir cuál es esa función y si realmente la necesitamos.