Método de trabajo


Trabajaremos en la búsqueda de las causas y desencadenantes del atracón a través del autoconocimiento. Debes saber que lo que te sucede tiene una causa, que como te relacionas con la comida no es más que la punta del iceberg, que algo hubo en un momento dado que te llevó a buscar un refugio y ese fue la comida y que aunque ahora no lo puedas ver quizás la comida ha sido tu salvación hasta ahora. Pero ahora es más el sufrimiento que te genera y por eso ha llegado la hora de salir de ese círculo vicioso.

Cambiar asusta, que voy a hacer si lo  que mejor  sé es  ocuparme de la comida, de adelgazar, del peso, de las calorías y de lo desgraciada que soy? Aunque nos cueste creerlo es nuestra zona de confort, por ser lo que conocemos Pero hay vida y mejor  fuera de la adicción emocional a la comida, ¡aunque de vértigo enamorarse, decidir, arriesgar, cambiar!

¡Basta de “tragarnos” nuestras emociones!

¡Basta de compadecernos por no habernos sentido queridas!

¡Basta de esperar a que alguien nos salve!

¡Basta de buscar culpables o de culparnos por lo que nos pasó, de culparnos por no haber sabido defendernos!.

¡Basta de malvivir por que nadie nos dijo nunca que somos merecedoras de lo mejor y que tenemos derecho a vivir en plenitud!

Si no pudimos ser responsables en nuestra infancia de no sentirnos queridas, sí lo somos ahora en nuestra etapa adulta.

Ha llegado la hora de cuidarnos, de descubrir porqué y para que recurro a la comida. Ahí comienza el camino de salida de este infierno en el que te encuentras!

Dejar de comer compulsivamente es un proceso y sólo y exclusivamente depende de nosotras, dejar de ser víctimas y atrevernos a vivir con todo lo que eso implica!


EL OBJETIVO ES ASUMIR LA RESPONSABILIDAD DE CAMBIAR EL PRESENTE EN LUGAR DE SENTIRNOS VICTIMAS DEL PASADO.